Experiencias

frutillar

En esta SECCION  intentaré incorporar paulatinamente mis recuerdos de experiencias en las diferentes etapas de mi profesión.

Como olvidar a los  pacientes y personas que me fueron enseñando a través del tiempo. Cómo olvidar al guatón Schmit que se paseaba por el Borde del Lago llanquihue como “propaganda” viviente. A tantas “TANTES”, Teresita que me llenó de esos deliciosos kuchenes por los que pago el “Pato” actualmente con mi apetito.

Pacientes que se recuperaron “milagrosamente” a pesar de mis limitaciones. Casos resueltos en la urgencia con conocimientos “DE LITERATURA”, como los del libro “A corazón abierto”.

Las enseñanzas “de hábitos” de puntualidad e higiene logrados al escuchar con humildad los consejos de los “alemanes mayores” de Frutillar. Los Winkler, los Nanning, Schmidt y tantos otros como mis amigos Egon, Pepo e Ivan.

Vuelvo en aisladas ocasiones a ese trozo del edén y siempre encuentro a alguien con quien rememorar esos tiempos de un  Hospital de “ALERCE” enclavado en lo alto, vigilando el “lago”.

Espero ir plasmando esos momentos del SUR en esta sección no menos importante que la de información al paciente.

aro en el camino